un blog divino de la muerte

Hay pocas cosas más bonitas que el correo postal hecho con cariño. Es felicidad que viaja en un sobre y las posibilidades a la hora de prepararlo son tantas que, además, es una actividad que pone a prueba nuestra creatividad retroalimentándola. Y eso... siempre es bueno.

Hoy te traigo, en colaboración con Sweet Möma, un snail mail hecho por completo con su nueva colección Viva la Vida, que no podría ser más maravillosa.

El Día internacional del Libro está aquí mismo, a la vuelta de la esquina y en esta casa somos de esa gente a la que se le enciende la vida cada vez que entra en una librería. Así que en un arrojo espontáneo por traerte a nuestro bando, hemos hecho (sí, hemos: Sergio y yo) una selección de algunos libros que viven en nuestra biblioteca y que creemos que deberías tener...

¿Alguna vez has cruzado un semáforo y, al llegar al otro lado, te has preguntado si lo cruzaste bien? ¿Si estaba en rojo, en verde o ámbar? O quizás... ¿has estado en un bar y, luego de haber hablado en más de una ocasión con el camarero, no has sabido a quién llamar para pedir la cuenta?

Desde que llevamos GPS en el móvil, el nuestro (ese mecanismo interno que nos dice el qué, el cuándo y el dónde) se nos ha ido estropeando poco a poco. Ahora, sin análisis mediante, lo queremos todo y lo queremos ya. Estamos tan sobreestimulados que, al final, nos ponemos en piloto automático y vamos por la vida como los caballos, con orejeras, para solo ver hacia adelante.

Llegar a destino está muy bien y anticiparse a lo que vendrá no puede nunca ser malo pero, para conseguirlo de verdad, hay que saber leer lo que está sucediendo a los lados: el "mientras tanto". Y para ello, hay que aprender a disfrutarlo...