El superpoder que me trajo hasta aquí

El superpoder que me trajo hasta aquí

El sábado se cumplen tres años desde que me he tirado al vacío del emprendimiento y he comenzado este blog. Era un 13 de noviembre de 2014 el día en que abrí las puertas virtuales de mi primera tiendita online. Absolutamente nada se parecía a esto que ves hoy. No era esta web. No era este blog. Ni este producto. Todo era mucho más pequeño, limitado y oscuro. Exactamente igual que las herramientas que tenía en ese momento. Lo único que sigue intacto son las ganas. Y lo único que me ha traído hasta aquí sana y salva es el superpoder del que hoy quiero hablarte.

Si estás planteándote emprender y crees que esto será un camino de rosas sin espinas donde tendrás todo el tiempo del mundo a tu disposición para manejarlo a tu antojo debido a que serás el mejor jefe que puedas tener, te equivocas. Tu camino será un laberinto de espinas, no tendrás tiempo ni de hacerte las raíces en la peluquería y te convertirás en tu peor jefe. Y por si todo eso fuera poco, como bien reza el dicho, todo lo que pueda salir mal, saldrá mal. Más de una vez. Incluso, aunque todo parezca ir viento en popa, siempre llegará Hacienda para decirte que no te lo creas. Siempre habrá alguien que te cierre la puerta en las narices o se invente un algoritmo que te borre de la faz de la tierra. Y tendrás que acostumbrarte al “no”. No, ahora no se puede invertir en eso. No, ahora no hay tiempo suficiente. No, ahora no es el mejor momento. No, ese producto nuevo que has sacado no mola. No, eso no va a quererlo nadie. No, esos costes son inasumibles. No…

Habrá muchos días de “no”. Días nublados que se acumulan en tu cabeza. Días en los que querrás rendirte. Marcharte lo más lejos posible. Y buscarte un trabajo “como dios manda”, con un sueldo fijo a fin de mes. De hecho, serán tantos los días que perderás la cuenta. Pero, como dice Nuria Pérez: “Cuando cierres los ojos delante de una vela o de una estrella fugaz, no pidas solo ‘salud, dinero y amor’. Acuérdate de pedir portazos”.

Porque la única forma que tienes de convertir un proyecto en una empresa a largo plazo es a través del aprendizaje, la creatividad y el superpoder de la resiliencia. Da igual cuantas carreras estudies, cuantos cursos hagas y cuantos libros leas. Nunca lo sabes todo sobre emprender hasta que no emprendes. Porque, al final, no triunfas ni fracasas, ¡aprendes!

Si quieres emprender, solo puedes estar predestinado a evolucionar. Tienes que caerte para levantarte. Tienes que chocar contra la pared y romperla si hace falta, para luego coger de nuevo la cal y la mezcladora y volver a ponerla en pie. Tienes que buscar la forma de ser innovador y original incluso aunque solo vendas aspiradoras o jabón para la ropa. Tienes que poner todo de ti y decirte en el espejo que hoy no, hoy tampoco te rindes.

Pero no olvides, sobre todo, ser resiliente. Ya que no todas tus ideas serán buenas. Y no todas tus decisiones serán acertadas. Muchos de esos “no” nacerán en ti porque, inevitablemente, cometerás muchos errores. Meterás la pata y no lo verás hasta que tengas la tierra en las rodillas. Y no importa. Ningún error es lo suficientemente importante como para regodearte en él y bajar los brazos. No. Tú también debes aprender a decirte no y cambiar de rumbo. Porque cuando emprendes lo que necesitas es poder adaptarte a todo en menos de lo que canta un gallo. ¿Quieres discutir sobre por qué Instagram nos fastidia cada día con un algoritmo que nadie entiende y a nadie enseña? Pierdes el tiempo. Lo que necesitas discutir es qué hacer para que tu empresa lo sufra menos. De eso trata emprender. De amanecer cada mañana preguntándose a uno mismo ¿y ahora qué? ¿Qué más vas a ofrecer? Porque para emprender hay que aprender a sumar… que restar, ya resta Hacienda 😉

En esta búsqueda por la evolución fue que nació una aplicación como Snapchat y yo, en mi afán resiliente de adaptación, encontré la manera de tener a mi público expectante cada viernes con “el té de las cinco”. Luego, Instagram robó la idea y creó Stories y yo dejé de tomar el té delante del móvil. “El té de las cinco” era un pequeño espacio virtual donde daba trucos para ser más creativo y feliz, hablaba sobre mi propia experiencia, contaba mis rutinas creativas y dejaba ejercicios prácticos para poder convertir a la creatividad en una realidad.

Pero “el té de las cinco” también debía avanzar, adaptarse y evolucionar. Así que, después de mucho trabajo, el viernes verá la luz por primera vez mi proyecto más personal e íntimo: “You Rock”, un curso para aprender a ser más creativa y feliz. Un nuevo curso, en nuestra propia escuela online, que tratará sobre la inteligencia emocional y la creatividad a partes iguales. La primera mitad del curso aprenderemos a conocernos mejor y ponernos en marcha. Los ejercicios de esta fase son más introspectivos y están pensados para dejar el camino libre a la protagonista de la segunda mitad del curso: la creatividad. En esa segunda etapa, veremos rutinas y ejercicios prácticos para aprender a desarrollarla, hacerla crecer y conseguir que ya no se vaya. Un curso con el que aprenderás a sacarle provecho a tu propia historia de vida, a reconocer las excusas y aceptar las consecuencias, a alimentar tu imaginación, a desarrollar tu propio proceso creativo e, incluso, a encontrar tu lugar en el mundo y convertir la creatividad en un hábito. Y estoy muy ilusionada con él. Este viernes, con motivo del aniversario, lo sacaremos en pre-venta solo durante 3 días a un precio de infarto.

También presentaremos oficialmente la escuela, así que todo es nuevo y emocionante. Para empezar, mañana jueves haremos un directo en Instagram a las 19.30 hs (hora española peninsular) para que podáis entrevistarnos (que os lo debemos desde la encuesta en “stories”) y también contaros todo lo que está por venir. Porque durante viernes, sábado y domingo pasarán cosas muy chulas en nuestra tiendita online con motivo de nuestro 3er cumpleaños. Así que estad atentas porque habrá Cuquiletter, sorteo y regalos varios, que tres añazos no se cumplen todos los días.

Os veo, como siempre, en los comentarios así charlamos un ratito.

Gracias por estar ahí, siempre.

Bicos,

Sami

 

p.d.: ¿Quieres leer más sobre emprender y encontrar algunos trucos para hacerlo con buen pie? No te pierdas los mejores post que he hecho sobre el tema, accedes a la lista ¡pinchando aquí!

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Sami Garra
hola@samigarra.com
2 Comments
  • Ruth
    Posted at 19:47h, 08 noviembre Responder

    Muchísimas felicidades Sami por tanto trabajo y esfuerzo recompensado, Gracias por no rendirte y gracias por estar siempre ahí. Todo llega y contigo solo había que esperar. Tienes un súper poder, atraes y contagias a partes iguales!!! Te mereces lo mejor, Te deseo lo mejor y lo mejor está por llegar! Besossss

  • Ce - La fábrica de secretos
    Posted at 21:05h, 09 noviembre Responder

    ¡Enhorabuena por los 3 añazos! ¿Sabes cómo te conocí? Por un sorteo de Pat de Paspartú (aunque de aquella aún era Estamposhop), vi una chica que también hacía algún sellito (¡tú!), y dije: ¡uy, y qué de cosas monas más hace! Ya de aquella eras muy pastel 🙂 Y el resto, ya lo sabes, empezamos a escribirnos, y blablabla. Así que me alegro de haberte descubierto en aquel momento, y de poder celebrar y tirar confeti contigo en tu tercer aniversario pastel!
    … Vale, si, no tiene nada que ver con el post, pero quería decirlo, punto, jajajaja.
    Un urra por tu valentía para emprender, y por manejar los nos y los portazos. Y como ya te dije en su momento, este nuevo taller en la nueva escuela, va a ser una pasada, lo sé, me lo dice mi bolita de cristal 🙂 Al igual que los otros que llegarán y rellenarán vuestra pequeña escuela.
    Y ya paro.

    Mua!

Post A Comment